martes, 9 de junio de 2009

Sábanas bordadas

El fin de semana pasado estuvimos visitando a mis padres, y entre los regalos de cumple que recibí estuvieron estas sábanas "heredadas" que bordó mi madre cuando se casó. Son sábanas de hilo, super fresquitas y suaves, con un bordado muy sencillo en el borde de la sábana y de la almohada. Sé que el bordado va a ser una de mis aficiones futuras, de hecho tengo un retal del Ikea de algodón crudo reservado para cuando me dé por coger la aguja, pero por ahora no me puedo permitir un sacatiempodelestudio más!

9 comentarios:

Adijirja dijo...

Me encantan los regalos heredados. O los que saben a otras épocas. Son rechulas tus sábanas!!

Lolita Blahnik dijo...

que buen regalo! que suerte!!!

Anisor dijo...

Gracias chicas! Mi madre aprecia un montón estas cosas hechas a mano y tiene muchos juegos de ropa de cama y camisones que encargó para su ajuar, con encajes y bordados, pero este, más sencillo, tiene el valor añadido de haberlo tejido ella.
Besiños a ambas!

niunpuntoatras dijo...

Ya te habrás dado cuenta... ¡pero ese bordado se parece mucho a los pelos de tu perfil y a la foto de la cabecera! (¡Estos genes es que se acuerdan de todito-todo!) :D

R.M dijo...

Me gustan mucho las cosas heredadas. Son triplemente hermosas: hoy por ser bellas y por ser algo tan especial hecho por tu madre. Mañana, porque se convertiran en un recuerdo mas que entrañable. Felicidades!

Anisor dijo...

Penélope :-D No me había dado cuenta, ¡tienes razón! Se lo voy a chivar a mi madre, seguro que le hace ilusión.
Muchos besiños!

Anisor dijo...

RM: Gracias por la visita :-) ¡Cruzo todos los dedos para que tu Rebeca se dé la vuelta!
Besiños!

niunpuntoatras dijo...

Si tienes confianza con la oveja en cuestión sugierelé que, previamente al esquilado, se dé un baño con sales aromáticas. Por su/tu bien. :DD

Anisor dijo...

X-DDDD Está bien la sugerencia Penélope, porque sus aficiones actuales son revolcarse entre los grelos por donde pululan las gallinas y comer los arbolitos de kiwi que mi padre planta amorosamente (puede que el kiwi aromatice la lana, tendré que hablar con mi furioso progenitor)