miércoles, 3 de febrero de 2010

La prole

Este fue el primer pan de masa madre. Amasado con harina de espelta ecológica, daban ganas de hundir la nariz en él.
El segundo pan fue horneado ayer en la panificadora, con resultados igualmente exitosos. Por ahora, solo harina, agua, sal. Pronto experimentaré con aceite, lecitina de soja, semillas, huevo, leche, azúcar...
Creo que no volveré a comprar levadura industrial :-) Ni pan, evidentemente.

Por lo demás, un finde rural en Urueña, en muy buena compañía, tejiendo junto al fuego, comiendo y bebiendo opíparamente y poniendo en riesgo nuestra integridad física con el Jungle Speed (¡tengo mono! ¡quiero jugar más!)

4 comentarios:

violetazul dijo...

Qué pinta!!!!!

Anisor dijo...

Ojala pudiese adjuntar un clip de olor :-D Era para relamerse!

Estrella dijo...

el pan lo horneas en el horno (valga la redundancia) o lo haces en panificadora?... acabo de comprarme una y estoy haciendo masamadre asi que toda la info será bienvenida jjj
besinos

Anisor dijo...

Estrella: Últimamente me está resultando más cómoda la panificadora (tengo la del Lidl, la mismita que hubo este sábado) Como los tiempos de fermentación del pan de masa madre son más largos, activo la masa madre por la tarde-noche, la amaso con la panificadora, y la programo para que empiece a hornear a las 7. Así nos despertamos con el olor del pan recién hecho :-D Si quiero hacer bollitos pequeños los horneo en el horno, pero el amasado va con panificadora.