lunes, 28 de marzo de 2011

Técnicas de Marketing


Estoy en la ducha.
Llaman 15 veces seguidas al timbre de casa, avisando sin duda de que el edificio está en llamas, o que han entrado en el portal los cuatro jinetes del apocalipsis.
"tintintitintitintitintitintitintintintintintintintintintitintintintintintintintintintintintintinti"
Salgo rápidamente de la ducha. Me enrollo una toalla, resbalón, sigo corriendo hacia la puerta ¿Le habrá pasado algo al bichonovio que tenga que venir a casa con urgencia? ¿me habré dejado las llaves en la puerta? ¿le habrá pasado algo a algún vecino? Y cuando me acerco a la mirilla veo... dos chicas en la puerta, con sendas carpetillas de clip, garabateando algo. Como estoy goteando jabón en la alfombra, me vuelvo al baño echando chispas.

A los veinte minutos vuelven a llamar, solo 10 veces esta vez (las vendedoras deben tener cansado el dedo de cabrear al resto de los vecinos, y espero que esta frase sea reversible)
Les abro:
- ¿ha pasado algo? ¿hay un incendio? ¿una inundación?
- hola chica, que tal (¿como que hola chica?, ¿como que qué tal?, tengo primos carnales con los que no tengo estas confianzas) estamos avisando a todos los vecinos (ah, bueno, mira, sí que parece algo importante) de los servicios de vodafone.... (¿eh?, ¿vodafone? espera, espera)

Les corto diciendo que no tengo contratado ningún servicio con vodafone ni me interesa contratarlo (y ahora bastante menos) Y les canto las cuarenta acerca de llamar a la casa de la gente de esos modos.
Después de mi perorata, me dice muy dueña de sí, y muy sonriente:
- bueno, no te molestamos más, pero ¿sabes qué?
- ¿qué?
- que tengas un buen día.

El colmo.
Además de noseque servicio de vodafone, me quieren vender que:
- vienen a hacerme un favor ("estamos informando a todos los vecinos, y no te ibas a quedar tú sin saberlo")
- y que tienen la buena educación y el poco rencor de, tras escuchar mi rapapolvo, desearme un buen día. Ojalá la buena educación se demostrase desde el momento que ponen el dedo en el timbre.

Y en realidad lo que me han aportado es:
- un susto de muerte
- y el convencimiento de que si vodafone contrata a gente así para el primer contacto con el cliente, los que me atiendan cuando tenga el servicio ya pagado y contratado serán orangutanes bebé (con perdón para los orangutanes)


En otra ocasión, en la calle esperando al bus urbano, una chica me abordó para ofrecerme una tarjeta Visa de Citibank. La idea era que yo le daba mi número de cuenta, y ellos "sin compromiso ninguno" me enviaban una tarjeta Visa que yo podría activar, si finalmente me convencían las condiciones de la tarjeta. No sé, pero para mí el "compromiso" de dar mi número de cuenta es equivalente a donar un riñón o casarme en matrimonio plural. Para quitármela de encima, ya que no podía cerrarle la puerta de la marquesina en las narices, le dije que no me sabía mi número de cuenta de memoria, y ella amablemente se ofreció a acompañarme a alguna de las sucursales que habría por allí cerca. Perfecto, y después vienes conmigo a hacerte una copia de las llaves de mi casa.
En mi ignorancia, pensaba que Citibank era una entidad seria, del estilo de INGDirect. Gracias a esta campaña de "hazte una Visa mientras esperas al bus" me quedó claro que no.

¿En serio estas compañías no se dan cuenta del daño que este marketing puerta a puerta hace a su imagen?
Lo más triste de todo es que habrá un ama de casa amable o un jubilado educado que les abrirán la puerta con toda su buena voluntad, que les acompañarán a la sucursal y que les firmarán todos los papeles de sus malditas carpetas de clip.

12 comentarios:

Adijirja dijo...

Jop.... no te quiero ni contar... A mi padres (incluidos en la seccion de pobres jubilados) el año pasado les endosaron una compra de 3500 euros, para que fueran privilegiados dueños de una moto de agua, un jacuzzi y una vajilla con los brodes de oro (entre otras lindezas)
Ni siquiera sabian que al final habian firmado lo que habian firmado... Los llamé, los puse a caer de un burro, los amenacé con una demanda de caballo y no se que mas y al final anularon la venta.
A mi se me caeria la cara de verguenza si estafara a la gente de ese modo...

Anisor dijo...

Es indignante. Lo peor es que, por no sé que desequilibrio kármico, los que terminan pringando son la gente amable que abre la puerta y escucha a estos caraduras.

greta dijo...

Pues si parece que viene a ser una practica habitual este tipo de venta donde aparte del timo la buena educación brilla por su ausencia, pero no hay que olvidar que quien da la formación de técnicas de ventas son las mismas empresas, ellos solo quieren resultados y posiblemente los trabajadores cobran una mierda de sueldo y van a comisión así que se les acaban las manías de golpe y les da igual el daño que hacen y eso aparte de las molestias.

Anisor dijo...

Muy muy cierto, greta. De hecho, comentaba ahora con mi chico que posiblemente la táctica de timbrar tan alarmantemente haga que gente que normalmente se lo piensa antes de abrir, abra la puerta aprisa y corriendo pensando que es algo importante.
Suelen ser chavales de no más de 20 años, asombra lo jovencitos que son. Es un asco que su primer contacto con el mundo laboral sea en un trabajo donde lo "normal" sean estas triquiñuelas. Da al traste con cualquier buena educación que pudieran haber recibido.

Itara dijo...

Me pasó con médicos sin fronteras (o la Cruz Roja, ya no me acuerdo), no se en que momento de debilidad me pilló que me pidió un vaso de agua y se me acabó colando en el salón. El tío pretendía lo mismo que estas, que le diese mi número de cuenta y luego ellos me llamaban para que confirmase si quería o no hacreme socia.
Acabé diciéndole que sus métodos me parecían muy agresivos y él sintiendose "profundamente ofendido". Y ya ves, se supone que era de una organización con cara y ojos...

Tartaruga dijo...

Pues lo mismito que Itara te iba a decir yo, una amiga mía estuvo meses buscando curo en Madrid y sólo le salían cosas de estas, al final se convenció de que "hacer socios de Cruz Roja no era tan malo" y después de un curso intensivo de cómo hacer que la gente se haga socia sí o sí la tuvieron a prueba una semana en la que tenía que hacer tropecientos socios. Recuerdo el detalle de que se ofrecieran a acompañarlos al banco para cubrir el número de cuenta. Y ella no consiguió pasar esa semana porque era una persona normal.
Sin embargo en mi familia tenemos una elementa que el día del cumpleaños de mi abuelo se trajo el muestrario enterito de venta en casa para intentar colarle desde la enciclopedia hasta el sillón relax o la super-maravillosa colección de cuentos clásicos para tus bisnietas por sólo 3000 euros o una cosa así. Y aún tenía cara de jactarse de haberle endosado a una viuda todo el pack poco a poco metiéndose en su salón y tomándose un café con pastas de regalo... :(
Una mierda

Tartaruga dijo...

Pues lo mismito que Itara te iba a decir yo, una amiga mía estuvo meses buscando curo en Madrid y sólo le salían cosas de estas, al final se convenció de que "hacer socios de Cruz Roja no era tan malo" y después de un curso intensivo de cómo hacer que la gente se haga socia sí o sí la tuvieron a prueba una semana en la que tenía que hacer tropecientos socios. Recuerdo el detalle de que se ofrecieran a acompañarlos al banco para cubrir el número de cuenta. Y ella no consiguió pasar esa semana porque era una persona normal.
Sin embargo en mi familia tenemos una elementa que el día del cumpleaños de mi abuelo se trajo el muestrario enterito de venta en casa para intentar colarle desde la enciclopedia hasta el sillón relax o la super-maravillosa colección de cuentos clásicos para tus bisnietas por sólo 3000 euros o una cosa así. Y aún tenía cara de jactarse de haberle endosado a una viuda todo el pack poco a poco metiéndose en su salón y tomándose un café con pastas de regalo... :(
Una mierda

Rut dijo...

a la salida del ambulatorio de mi barrio hay supuesto personal médico que endosa a los abueletes un remedio milagroso para todo, no tienen vergüenza, pero espera que me lo ofrezcan a mi!

Anisor dijo...

Itara: jops, no me imaginaba algo así de la Cruz Roja... Yo firmo las acciones de Amnistía Internacional, y en una ocasión me llamaron por si me quería hacer socia. Pero fueron tan amables y respetuosos que no me quedó mala imagen de ellos. En ese momento no me asocié, pero me quedé con tan buen sabor de boca de aquella llamada y les pedí a los Reyes una cuota de socia de un año.
Mi experiencia con el resto de llamadas promocionales es bastante peor... pero bueno, eso daría para otro post. De hecho, voy a por él :-D

Anisor dijo...

Tartaruga:
Lo que me reído con "no consiguió pasar esa semana porque era una persona normal" X-DDDD Es terrible lo laxos que son los límites morales para algunas personas...
Lo del sillón relax y la enciclopedia se lo colaron a los padres mayores de una amiga mía, gente buena para más inri. Es para hacer hervir la sangre, de verdad...

Anisor dijo...

Rut:
pues es para ponerle una queja a la gerencia de ese ambulatorio, se pierde toda confianza en su personal!

ArmyOfDark dijo...

O.o