viernes, 2 de diciembre de 2011

Dándole uso al huso


¡Cuidado no te pinches con el huso!
Esto fue lo primero que me advirtió una amiga al contarle mi nueva adquisición. Por más que miro y remiro husos y ruecas, no les encuentro más peligro que volverse adicta al hilado (Sí. Esto es fácil)
Me hice con un kit de Tejeme, y me puse ayer a practicar. Es suuuuperrelajante. Y eso que se me cayó al suelo como veinte veces, con sus respectivas roturas de hilo.
Cuelgo foto del hilado en el huso, en la silla, y con el peso colgante, aunque lo que merecería ser retransmitido es la malleira furiosa (eso sí que es relajante)
Curiosísimo todo el proceso. Estoy a un nada de esquilar algo para conseguir más lana.

3 comentarios:

Laurix dijo...

Pues se ve bien, no? Yo he de decir que el hilado no me llama nada, pero bueno... todo será cuestión de replanteárselo... :-P

Anisor dijo...

Bueeeno, es rustiquilla, me queda mucho por practicar.
No sé yo si me terminaré aficionando, pero por ahora me parece una experiencia divertida.

DeLabores dijo...

Hola Anisor, yo tambien adquirí un huso y fibra (a gretaandthefiber) en el encuentro de Asturias.
Aun no le he metido mano porque me da "miedo", no sé por dónde empezar y mientras me espera en su bolsa.
La lana que me proporcionó Marga fue una fibra para principiantes que es muy suave.
Oye, encantada de conocerte!!