lunes, 17 de agosto de 2009

Revoltijo de cosas

Primero, hemos perdido al 50% de la cosecha de pollitos de paloma. El otro 50% parece sanote y ya tiene plumaje de grises palomescos.

Segundo, tooooda la semana enganchada a la versión actual de esta serie. En primer lugar porque es buena (y el capítulo "Blink" es absolutamente excepcional). Y en segundo lugar, porque de muy enana vivía enganchada a "O doutor Who", esperando cada capítulo como lo mejor de la tarde. La musiquilla, los comentarios tronchantes del doctor, la Tardis... cada detalle me encoge el estómago de morriñas. Bendito internet, que me sacó de la idea de que esa serie solo se emitía en mi casa, porque no encontraba a nadie de mi generación que la recordase (creo que debía ser muy muy enana cuando me enganché, es curioso que no estuviese viendo barrio sésamo)

Tercero, ¡¡¡comienza una semana de desfile tejeril!!! Porque este blog empezaba a perder su seña de identidad entre tanto pez y tanto pollo.
Esta es una bufanda hecha con un ovillo de cinta de Valeria di Roma. El hilo parece una camisa bonita hecha tiras. El método, el de la bufanda mágica.

4 comentarios:

Tartaruga dijo...

Jejeje, no sé de qué quinta eres tú, pero a mí me pasó lo mismito, mira: http://tartarouchos.blogspot.com/2008/01/o-doutor-who.html

:D

niunpuntoatras dijo...

...Y como la bufanda es mágica, podrás sacar de ella a los Palomosaurus Rex que has criado... Eso si tu aita no se los ha papeado. También la podrías haber usado para pescar escacho-rubios... o... ¿es rubio tu cachobichonovio?
La bufanda te queda muy bien, Luces divina. Y conozco esa fibra. Es preciosa, pero aún no he acertado con el punto para sacarle partido. Seguiré intentándolo... va a ser cuestión de utilizar la magia...
¡Qué bien que nos sigas alegrando el verano, maja!

Anisor dijo...

Tartaruga! Qué bueno! No sé que tenía que me impactó tanto. Bueno, debe ser que es de buena calidad, es la serie de ciencia ficción más longeva (se emite desde el 63, con diferentes doutores) Los nuevos capítulos también están muy bien, vencí mi reticencia a "traicionar" al doutor who de mi infancia y los estoy disfrutando un montón.
Biquiños!

Anisor dijo...

Penélope, el pobre bebé-palomo está ya cada vez más grande. Nuestro objetivo es no asustarlo para que no se tire por el balcón (se nos ha metido en la cabeza que eso es posible)
Sin duda, la bufanda es lo suficientemente redecil como para cazar escachos. El pez rubio y el bichonovio solo tienen en común los bigotes cantinfleros (que no me oiga. Ninguno de los dos)
Oye, como me han gustado los vídeos de las lanas que has rescatado en tu blog, un auténtico tesoro.
Besiños!